sábado, 26 de mayo de 2018

EL EMPERADOR TRAJANO Y SU COLUMNA


Una larga historia de éxitos militares, y de gobierno que llevan a un hombre, en vida,   a las máximas alturas políticas y, a su muerte, a ser considerado un dios.
¿Cómo nombraríamos al hombre que llevó al más poderoso imperio que han conocido los siglos, a su mayor momento de gloria?
Al hombre que en vida fue nombrado "Primus Príncipe" (el primer príncipe) y, que al morir lo elevaron a la categoría de dios...Marco Ulpio Trajano.
Emperador romano nacido en Italica, provincia de Bética, el 18 de septiembre del año 53 d.C. y muerto en Selimonte, Cilicia, el 8 de agosto del 117 d.C. Fue el primero de los emperadores romanos nacido en una de las provincias del Imperio. Descendiente de una distinguida familia militar arraigada en el sur de Hispania, se crió como militar en los cuarteles a las órdenes de su padre, al cual sirvió durante diez años mientras aquel fue gobernador de Siria. En el año 89 d.C., durante el gobierno de Domiciano, Trajano alcanzó el cargo de pretor, momento en el que fue promovido como legado de la VII Legio Gemina establecida en Hispania. El mismo Domiciano envió al prometedor Trajano a la Germania superior para sofocar la revuelta protagonizada por su gobernador, Antonio Saturnino. Al llegar, la rebelión había sido de hecho controlada por el gobernador de la baja Germania, pero aquello no fue óbice para que se ganase el favor de Domiciano, que en el año 91 d.C. le nombró cónsul.
Tras el asesinato de Domiciano fue elegido para sucederle el anciano Nerva, que en octubre del año 97 d.C. adoptó y asoció al poder a Trajano, que por aquel entonces era gobernador de la baja Germania y gozaba de un excelente prestigio entre las tropas. En enero del año 98 d.C. Nerva muere repentinamente, momento en el que es sucedido por Trajano. Éste recibió del Senado el apelativo de "optimus principium", queriendo realzar con ello las cualidades de su gobierno y su aceptación tanto por las tropas como por el Senado. El gobierno de Trajano se caracterizó por la estabilidad, tranquilidad y continuidad respecto de la política de su antecesor Nerva. Del mismo modo, mantuvo buenas relaciones con el Senado, donde se debatían sus propuestas.


Aunque se mantuvo el respeto formal al Senado, la última palabra partía del emperador y de un reducido grupo de colaboradores, los "amici principi", elegidos personalmente por Trajano. En el terreno fiscal procuró bajar los impuestos, redujo el oro coronario y puso en explotación numerosas tierras del fisco imperial. En cuanto a la justicia, se preocupó por reducir al mínimo el tiempo de las detenciones preventivas y, tal y como hizo Nerva, emitió severas leyes que castigaban las falsas denuncias. Continuó la obra social de su antecesor con los "puerii alimentarii", instituciones encargadas de prestar ayuda estatal a los niños más necesitados; o los préstamos a bajo interés. Se mostró muy meticuloso con la administración imperial, donde proliferó el número de funcionarios, los "procuratores equestres", que relegaron en muchas competencias a los senadores. Adriano incluso llegó a mandar gobernadores especiales a aquellas provincias con mayores dificultades económicas. Uno de ellos fue su amigo Plinio el Joven, enviado a Bitinia y con el que mantuvo una intensa correspondencia sobre los asuntos de gobierno.
Adriano se dedicó a embellecer y mejorar la calidad de las ciudades mediante la construcción de numerosas obras públicas. Así fueron levantados el foro de Trajano, la basílica Ulpiana, la columna Trajana, el puente de Alcántara, bibliotecas, las termas del Esquilino, la vía Traiana de Benevento a Bríndisi, además de restaurar la vía Appia y ampliar el puerto de Ostia. Donde destacó principalmente el emperador Trajano fue en el aspecto militar. No sólo renovó el ejército romano con la creación de nuevas legiones como la II Traiana y la XXX Ulpia, así como una nueva guardia imperial "equites singulares", sino que extendió las fronteras territoriales del Imperio ayudado por sus principales generales. En el año 101 d.C. inició la conquista de Dacia en dos campañas sucesivas. En la primera, Trajano consiguió vencer al rey Decébalo en la batalla de Tapae y tomar su capital, Sarmizegethusa. Tras la victoria, la región fue repoblada por veteranos y convertida en una nueva provincia defensiva contra los nómadas del sur de la actual Rusia. En el año 105 Decébalo intentó librarse de la “alianza” con los romanos, pero tras ser vencido, se suicidó. El limes danubiano fue reorganizado y pasó a estar defendido por diez legiones. Trajano construyó, para facilitar la labor, las colonias de Ulpia Traiana (actual Xanten), Ulpia Noviomagnus (hoy Nimega) y dividió la Panonia en superior e inferior. La anexión en 105 d.C. del reino de Nabatea y su posterior conversión en la provincia de Africa, provocó que el rey parto Cosroes depusiera al rey de Armenia y declarara la guerra contra Roma. En 113-114, Trajano inició la expedición que le llevaría a anexionar el norte de Mesopotamia (115 d.C.) y conquistar las ciudades de Babilonia, Ctesifonte y Seleúcida, territorios con los que formó las provincias de Mesopotamia, Armenia y Asiria. Aquella serie de campañas que llevaron al emperador a los pies del Golfo Pérsico, tal y como su admirado Alejandro Magno, Trajano adoptó el sobrenombre de "Pártico". Una violenta y repentina sublevación judía en el año 117 d.C. hizo peligrar las recientes conquistas. Trajano se vio obligado a retirase precipitadamente a Roma, mientras que los ejércitos trataban de mantener las posiciones. Agotado por la edad, murió en el camino de regreso a Roma.

Entre las magnas obras que el emperador Trajano mandó construir fué un foro presidido por una columna de mármol de 38 metros de altura y decorada con 155 bajorrelieves para conmemorar sus victorias sobre la Dacia.
La guerra de Trajano contra los dacios fue el hito por antonomasia . De ella regresó con un botín fabuloso. Un cronista de la época se jactaba de que la conquista había reportado cerca de 250.000 kilos de oro y casi medio millón de kilos de plata, además de una fértil provincia nueva.
Tamaño botín de guerra cambió el paisaje de Roma. Para conmemorar la victoria, Trajano mandó construir un foro que incluía una amplia plaza columnada, dos bibliotecas, un enorme edificio público conocido como la basílica Ulpia y es posible que incluso un templo. El foro era "único en el mundo", escribía extasiado un historiador antiguo, con construcciones "indescrip­tibles e imposibles de repetir por otros mortales".
Imponente, se erguía por encima de todo una columna de piedra de 38 metros de altura, coronada por una estatua de bronce del conquistador. Ascendiendo en espiral en torno a ella se desplie­ga un relato de las campañas dacias: miles de romanos y dacios esculpidos con todo detalle marchan, construyen, luchan, navegan, se escabullen, negocian, suplican y perecen en 155 escenas. 


Es difícil distinguir los erosionados bajorrelieves más arriba de las primeras secuencias de la historia, se alza solitaria en medio de ruinas, pedestales vacíos, losas hendidas, pilares quebrados y esculturas fracturadas que permiten adivinar la magnificencia original del foro de Trajano, hoy vallado y cerrado al público, testimonio de pretéritas glorias imperiales.


Es una de las esculturas monumentales más distintivas que sobrevivieron a la caída de Roma. Durante siglos los clasicistas han visto en los bajorrelieves una historia visual de las guerras, con Trajano en el papel de héroe y Decébalo, rey de los dacios, como su digno adversario. Los arqueólogos han examinado las escenas para obtener información sobre los uniformes, las armas, los pertrechos y las tácticas del ejército romano.


La columna ejerció una enorme influencia, pues inspiró monumentos posteriores tanto en Roma como a lo largo y ancho del Imperio. Con el paso de los siglos, a medida que los monumentos emblemáticos de la ciudad se iban desmoronando, la columna continuó fascinando e impresionando. Un papa renacentista sustituyó la estatua de Trajano por una de san Pedro para santificar el monumento. Los artistas se descolgaban desde lo alto, dentro de cestos, para estudiar de cerca los bajorrelieves. Más adelante la columna se convirtió en un importante hito tu­­rístico; Goethe subió los 185 escalones interiores en 1787 para "disfrutar de unas vistas incompara­bles". En el siglo XVI empezaron a hacerse vaciados en yeso de las escenas, y gracias a esos moldes se conservan detalles que han sucumbido a la lluvia ácida y la contaminación.


La construcción, el significado y, sobre todo, la exactitud histórica de la columna continúan siendo objeto de debate. A veces se diría que hay tantas interpretaciones como figuras en los relieves, y hay 2.662 figuras.
Cuando se construyó, la columna se alzaba entre las dos bibliotecas, donde quizá se cus­todiase el relato sobre las campañas dacias escrito por el propio emperador-soldado. En la interpretación que hace Coarelli, los bajorrelieves se asemejan a un rollo, un formato más que probable del diario de guerra de Trajano. "El artista (y en aquella época los artistas no hacían lo que les viniera en gana) tuvo que actuar según los deseos de Trajano", apunta.
Trabajando bajo la supervisión de un maestro, prosigue Coarelli, los escultores siguieron un plan: crear una versión gigantesca del rollo de Trajano en 17 tambores de mármol de Carrara.
El emperador es el héroe de la narración. Aparece 58 veces, representado como comandante astuto, estadista consumado y soberano piadoso: arengando las tropas, en meditabunda consulta con sus consejeros, supervisando un sacrificio a los dioses… "Es el intento de Trajano de no quedarse en un mero hombre de armas y ser también un hombre de cultura", dice Coarelli.
Huelga decir que Coarelli está especulando. Fuera cual fuese su formato, las memorias de Trajano desaparecieron hace una eternidad. De hecho, ciertos detalles de la columna y varios hallazgos arqueológicos de Sarmizegetusa, la capital dacia, sugieren que los relieves hablan más de los afanes romanos que de su historia.




Jon Coulston, experto en iconografía, armas y equipo militar romanos de la universidad escocesa de Saint Andrews, dedicó meses al estudio de la columna desde el andamio levantado para su restauración en las décadas de 1980 y 1990. Su tesis doctoral versó sobre ella. Desde entonces ha seguido fascinado por la columna de Trajano… refutando interpretaciones ajenas con pertinacia. "La gente está empeñada en verla como el “telediario” de la época o como una película (dice). Y caen en sobreinterpretaciones, como siempre. Los relieves de la columna son genéricos, la obra de obreros ordinarios. No podemos creer ni una palabra de lo que vemos en ella".
Coulston sostiene que los relieves no sa­­lieron de una mente maestra. Ligeras diferencias de estilo y errores de bulto (ventanas en medio de una escena o desproporciones de altura) lo han convencido de que los escultores labraron la columna sobre la marcha, basándose en lo que habían oído sobre las guerras. "Por mucho que guste la idea a los historiadores del arte, no hubo un gran intelecto creativo al mando de la obra (dice). La composición la crean los canteros in situ a golpe de cincel, no se proyectó en un estudio".
En su opinión, se trata de una obra de arte "inspirada" y no "basada" en la historia de Trajano. Basta observar la temática de los relieves: relatan la historia de dos guerras, pero no se ven demasiados combates. Las batallas y los asedios no suponen ni la cuarta parte del friso, y en ningún momento aparece Trajano en plena lid.
Por el contrario, los legionarios (la altamente cualificada espina dorsal de la maquinaria de guerra romana) se dedican a construir fuertes, puentes, calzadas e incluso a cultivar la tierra. La columna los presenta como una fuerza de orden, civilizadora, no destructiva y conquistadora. Y se diría que también invencible, ya que no se ve ni un solo soldado romano muerto.


La columna subraya la vastedad del Imperio romano. Las huestes de Trajano incluyen jinetes africanos con rastas, iberos armados con hondas, arqueros del Levante mediterráneo con cascos aguzados y germanos con el torso desnudo, algo que debía de antojarse exótico a ojos de los romanos togados. Todos ellos hacen la guerra a los dacios, transmitiendo el mensaje de que cualquiera, por estrafalario que fuese su pei­nado o su atuendo, podía convertirse en romano. (El propio Trajano, hijo de padres romanos, nació en Hispania.)
Algunas escenas son ambiguas y de interpretación controvertida. ¿Alargan la mano los da­cios asediados para asir un cáliz con ponzoña y quitarse la vida antes que verse humillados a manos de sus conquistadores? ¿O simplemente tienen sed? Cuando los nobles dacios se congregan alrededor de Trajano en una escena tras otra, ¿están rindiéndose o negociando?
¿Y qué decir de la sobrecogedora estampa de unas mujeres torturando con teas encendidas a unos cautivos descamisados y atados? Expertos italianos interpretan que son romanos cautivos atormentados por mujeres bárbaras. Ernest Oberländer-Târnoveanu, director del Museo de Historia Nacional de Rumania, les lleva la contraria: «Sin la menor duda son prisioneros dacios torturados por las furibundas viudas de los soldados romanos caídos». Como en buena parte de la columna, cada cual ve una cosa en función de lo que opine sobre los romanos y los dacios.
Entre los políticos romanos, "dacio" era sinónimo de "doblez". El historiador Tácito habló de los dacios como de "un pueblo que nunca es de fiar". Eran famosos por sus extorsiones: cobraban del Imperio en concepto de protección al tiempo que sus guerreros saqueaban las ciudades fronterizas. 
Las campañas fueron terribles, muy violentas (afirma Roberto Meneghini, el arqueólogo italiano al frente de las excavaciones del foro de Trajano). "Fíjese en los romanos que combaten con una cabeza decapitada entre los dientes". La guerra es la guerra. Las legiones romanas eran conocidas por su violencia y ferocidad.
Una vez derrotados, los dacios se convirtieron en un tema favorito de los escultores romanos. El foro de Trajano alberga decenas de estatuas de gallardos y barbudos guerreros dacios, un orgulloso ejército de mármol en el corazón de Roma.
El mensaje parece ir dirigido a los romanos, no a los dacios supervivientes, la mayoría de los cuales fueron vendidos como esclavos. "Los da­cios que quedaron no habrían podido admirar la columna (dice Meneghini). Se erigió pensando en la ciudadanía romana, para hacer exhibición del poder de la maquinaria imperial, capaz de conquistar un pueblo tan noble y aguerrido."


Bien puede ser que la columna de Trajano sea pura propaganda, pero los arqueólogos identifican en ella un componente de verdad. Las excavaciones de yacimientos dacios, entre ellos Sarmizegetusa, no dejan de revelar vestigios de una civilización mucho más sofisticada de lo que podría sugerir el término "bárbaro", la despectiva calificación que les dedicaban los romanos.
Los dacios carecían de escritura, de modo que todo cuanto sabemos de ellos pasa por el filtro de las fuentes romanas. Hay sobradas pruebas de que durante siglos constituyeron toda una potencia regional que saqueaba y gravaba a sus vecinos. Eran hábiles metalúrgicos que extraían y fundían hierro y lavaban oro, y con ambos metales creaban ornamentadas joyas y armas.
Sarmizegetusa era la capital política y espiritual dacia. Sus ruinas yacen en los montes de la Rumania central. En tiempos de Trajano los 1.600 kilómetros que la separaban de Roma se traducían en un mes de viaje como mínimo. 


Desde hace algunos años Gelu Florea, arqueólogo de la Universidad de Babeș-Bolyai en Cluj-Napoca, pasa el verano excavando en el yacimiento. Las ruinas desenterradas, junto con piezas saqueadas y posteriormente recobradas, hablan de un animado centro manufacturero y ritual. Florea y su equipo han hallado pruebas de que a Sarmizegetusa habían llegado la tecnología militar romana y la arquitectura e influencias artísticas griegas. Con ayuda de imágenes aéreas, han identificado más de 260 bancales artificiales que se extienden casi cinco kilómetros valle abajo. El asentamiento entero ocupaba más de 280 hectáreas. "Es asombroso comprobar lo cosmopolitas que eran en las montañas (dice Florea). Es el asentamiento más grande, más representativo y más complejo de la Dacia".
No hay indicios de que los dacios cultivasen a esa altitud. No hay terrenos agrícolas. En lugar de eso, los arqueólogos han localizado restos de talleres y viviendas, además de hornos para el refinado de mena de hierro, toneladas de torchos listos para la fragua y decenas de yunques. Da la impresión de que la ciudad era un centro metalúrgico que suministraba al resto de los dacios armas y herramientas a cambio de oro y grano.
La caída de Sarmizegetusa concluyó con la destrucción de los templos sagrados. "Los romanos lo desmantelaron todo (dice Florea). En la fortaleza no quedó un edificio en pie. Fue una demostración de poder." El resto de la Dacia también quedó devastado. Cerca del ápice de la columna se vislumbra el desenlace: una aldea arrasada por las llamas, dacios huyendo, una provincia en la que solo quedan vacas y cabras.
Necesariamente las dos guerras tuvieron que saldarse con decenas de miles de muertos. Un contemporáneo dejó escrito que Trajano hizo 500.000 prisioneros, 10.000 de los cuales transportó a Roma para que combatiesen en los juegos de gladiadores que durante 123 jornadas celebraron la victoria.
El orgulloso rey de la Dacia no quiso verse humillado y rendido. Su final está esculpido en la columna de su archienemigo. Arrodillado al pie de un roble, se traspasa el cuello con un cu­chillo largo y curvo. "Ocupada su capital y todo su territorio, en peligro de caer cautivo, Decébalo se quitó la vida; su cabeza fue llevada a Roma (escribió el historiador romano Dion Casio un siglo más tarde). De este modo la Dacia quedó bajo dominio romano."

https://standrewsclassics.wordpress.com/2016/04/04/teaching-excellence-award-for-jon-coulston/
https://twitter.com/alomarcanals
https://biografiascomentadas.com/2016/11/14/marco-ulpio-trajano/
https://latunicadeneso.wordpress.com/2015/05/01/descifrando-la-columna-trajana/
https://biografiascomentadas.com/2016/11/14/marco-ulpio-trajano/
http://www.nationalgeographic.com.es/articulo/ng_magazine/reportajes/10066/descifrando_columna_trajana.html?_page=2 
http://elpais.com/elpais/imagenes/2016/01/19/eps/1453200161_481904_1453200655_sumario_normal.jpg
https://www.taringa.net/Emiliano/mi/3oyaI
http://www.enciclonet.com/articulo/trajano-marco-ulpio-emperador-de-roma/#
http://acl63.blogspot.com.es/2015/
https://debarbasyboinas.wordpress.com/2016/01/26/arte-la-columna-de-trajano/
http://www.xlsemanal.com/conocer/20130908/emperador-trajano-hispano-conquisto-6141.html

martes, 8 de mayo de 2018

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA...LA GUERRA DEL DESGASTE Y LA REORGANIZACION DE LOS CONTENDIENTES


A finales de 1936,la guerra tiene cuatro frentes abiertos:los de Andalucia,Aragón,Madrid y el denominado del Norte.Cinco meses despues del inicio de la rebelion en Melilla,el enfrentamiento,concentrado especialmente en torno a la capital,parece haber entrado en una fase de equilibrio.A la vez que el ejercito franquista se desgasta en el asedio,las tropas republicanas toman aire y consolidan su resistencia.En el plano politico la situacion tambien esta mas definida: Franco ha conseguido el poder y,utilizando los intactos recursos de la Administracion de las zonas sublevadas,ha puesto en marcha la creacion de un nuevo Estado.El apoyo y ayuda tanto de Alemania nazi como de la Italia fascista se reflejan en el nuevo sistema,creando la imagen suya.La Republica,que se ha visto desbordada por el vendaval revolucionario,ha conseguido controlar minimamente la situacion a pesar del terreno y del tiempo perdidos.la cordura del Partido Comunista,consciente de que solo la disciplina impedira el derrumbe republicano, y el apoyo de la Union Sovietica,unica potencia que ayuda materialmente al Gobierno español.evitaran la debacle.La lealtad comunista y el auxilio sovietico tendran,no obstante,un alto coste para el bando republicano :la creciente influencia de los primeros y la deuda permanente con los segundos...


El ataque a Madrid,que ha golpeado intensamente a los milicianos y motivado el traslado del Gobierno a Valencia,ha supuesto,sin embargo,el mayor descalabro para las tropas rebeldes.El primer intento,el que tiene lugar en los meses de otoño del 36,no ha conseguido su objetivo; al contrario,ha permitido la organizacion de un ejercito republicano capaz de medirse con los insurrectos.Ademas el bombardeo aereo de Madrid y la llegada de los voluntarios de las Brigadas Internacionales han contribuido a elevar la moral de los resistentes.El segundo intento se realiza  a finales de noviembre de ese mismo año,con un bombardeo sobre las localidades de Pozuelo de Alarcon y Húmera,situadas al norte de la capital.Un exceso de confianza por parte de las tropas franquistas,al desarrollarse el combate en campo abierto,acaba de nuevo,tras cinco dias de encarnizados enfrentamientos,en fracaso.El fuerte animo de los sitiados y la estrategia militar de Miaja y Rojo compensan su inferioridad material y logran una nueva victoria sobre sobre la anquilosada táctica colonial utilizada por los rebeldes.
Un segundo ataque ,mas preparado esta vez,se inicia en diciembre con el objetivo de tomar la carretera de la Coruña,que es detenido por los  carros de combate rusos de la XII Brigada Internacional.
El tercer intento de tomar la capital,se inicia en enero del 37.Las fuerzas atacantes del general Varela,compuestas sobre todo por mercenarios marroquies,toman finalmente la carretera de la Coruña pero no alcanzan su proposito ultimo :entrar desde esa misma via en Madrid,los asaltantes cometen el error de no centrar sus fuerzas en un unico punto y ,pese a su evidente superioridad ,son frenados en el monte de El Pardo .Dos mil hombres pierden la vida en el bando franquista y mas del triple entre los defensores de la ciudad . a mediados de enero concluye la batalla de Madrid.



La siguiente accion de la tropas franquistas es la de intentar tomar la carretera de Valencia con el fin de cortar la comunicacion entre Madrid y Valencia,(nueva sede del gobierno de la Republica ,asi da comienzo la batalla del Jarama.La operacion inicial consiste en la envestida de 20.000 hombres,apoyados por la Legion Condor ,que obliga a los republicanos a replegarse al otro lado del rio Jarama .La batalla tiene lugar en un frente abierto y,sin practicamente maniobra importante alguna,se convierte en un choque de desgaste.La lucha material enfrenta a los carros de combate,artilleria y aviones sovieticos con los de las potencias fascistas.Los sucesivos choques en las cercanias del Jarama sirven para que unos y otros midan la capacidad de su nuevo armamento :la batalla aerea enfrenta a modelos de avion (Policapov ) con italianos y alemanes (Fiat y Heinkel); bombarderos Katiusca ,se miden con Junkers y Savoya ; la artilleria  alemana prueba su cañon 8'8.Sin embargo el equilibrio resultante,y en ocasiones la mala utilizacion del material empleado,impide el exito de ninguno de los contendientes.La principal prueba de fuego es para el ejercito republicano,que consigue detener al enemigo en un escenario abierto .En torno a 20.000 muertos ,mas o menos identica cifra para cada bando enfrentado,es el resultado efectivo de la batalla.

La firmeza de Madrid,que consigue repeler los ataques lanzados contra ella,origina diferentes cambios en la organizacion militar de ambos bandos.En el lado republicano se procede a la disolucion del Quinto Regimiento,proyecto que pese a estar previsto no se ha podido llevar a cabo por las necesidades de la urgente defensa de la capital.El Quinto Regimiento es la unidad de partido mas importante entre las surgidas nada mas iniciarse la guerra.Organizado por el Partido Comunista ,debe su nombre a la existencia en Madrid anterior al conflicto de cuatro regimientos :al fundarse uno nuevo ,con el objeto de proceder a su defensa,se numera con "el quinto" :tras la batalla de Madrid , (mas de 60.000 hombres,la mitad de ellos militantes comunistas) lo integran.junto a las fuerzas de la CNT,compuestas por unos 30.000 milicianos ,servira de base para la formacion de media docena de brigadas mixtas,nueva unidad proyectada por el Gobierno de Largo Caballero,Los jefes de cada una de las nuevas brigadas seran conocidos lideres comunistas (Lister,Modesto,Valentin Gonzalez "El Campesino" ) y anarquistas (Cipriano,Mera...) .Las brigadas mixtas,tal y como estaba planeado,pasan a depender de la Junta de Defensa dirigida por el general Miaja,por su parte el Ministro de Hacienda,Juan Negrin,cuya accion politica va mas alla de la meramente economica ,inicia la reorganizacion del cuerpo de carabineros.El nuevo Ejercito Popular.que asi sera llamado,se dotara de su propio sistema de empleos,uniforme,simbolos (la estrella roja de cinco puntas) y saludos.En la primavera del 37,el nuevo ejercito estara integrado por 200 brigadas mixtas,61 divisiones, y otras unidades diversas que en conjunto suman mas de medio millon de hombres.



En el bando franquista,tambien se producen modificaciones que afectan a los medios y a los objetivos militares.Hasta este momento el ejercito sublevado está organizado en columnas: las que han ascendido desde Sevilla por Extremadura hasta llegar a Madrid y las que han ocupado Guipuzcoa y siguen combatiendo en el frente Norte.Desde finales de 1936 las distintas columnas pasan a denominarse brigadas; y el conjunto de ellas,division.Aunque las tropas africanas siguen siendo la principal fuerza de choque,el mantenimiento de los frentes obliga a movilizar a los reemplazados de la zona bajo su control,alcanzándose identica cifra de soldados que la conseguida por los republicanos aunque,eso si,mas profesionales,mas disciplinados y mejor equipados.Ademas el Cuerpo de Tropas Voluntarias (CTV) italiano,que en el mes de febrero ya ha enviado a España cuatro divisiones (tres de milicias fascistas y una del ejercito),sumando mas de 50.000 hombres reclama una participacion mas activa,abriendo su propio frente.Junto a ellos,mas de 10.000 portugueses,conocidos como "viriatos", y las unidades de élite del ejercito aleman, englobadas en la Legion Condor,apoyan activamente a las tropas franquistas.
El primer movimiento importante desarrollado por el CTV italiano,que ha desembarcado en los puertos andaluces controlados por los insurrectos a principios de 1937,tiene lugar en el mes de febrero,al tomar Malaga.En tres dias los italianos entran en la ciudad,en la que tan solo encuentran una pequeña resistencia.El optimismo generado por este primer exito  hace que Mussolini demande un mayor protagonismo para sus tropas y que se reivindique su presencia en el frente del centro,con la idea de resolver una complicada situacion ,la de entrar en Madrid ,que dura ya tantos meses.Las sucesivas derrotas en el intento de conquistar la capital convencen a Franco de la necesidad de recurrir a las fuerzas extranjeras a su servicio para conseguirlo...    


  



sábado, 21 de abril de 2018

PROPISKA Y LA ISLA DE LA MUERTE


La Propiska era una especie de pasaporte interno que se introdujo en 1922 en la Unión Soviética. El documento era obligatorio para todos los ciudadanos, y mediante éste, el gobierno obtenía una información completa y exhaustiva de todos los habitantes.

Propiska o pasaporte de la ex URSS
Se supone que este pasaporte servía para saber exactamente cuántas personas habitaban en cada pueblo o ciudad, en barrios obreros, a quienes se asignaba viviendas, y para desalojar de los centros urbanos a delincuentes y antisociales. Pero la cara oculta del régimen también lo utilizaba para deshacerse de los kulaks.

¿Quiénes eran los kulaks? Pues se trataba de cualquier ciudadano que poseía tierras para producir. Muchos eran pequeños agricultores y campesinos soviéticos que conservaron pequeñas parcelas y contrataban trabajadores. A ellos se los condenaba, deportaba y se los consideraba “enemigos del pueblo”, ya que a las autoridades les recordaban a los antiguos terratenientes y hacendados rusos, y los veían como un peligro de la dictadura del proletariado.

"Kulaks" o agricultores soviéticos
Cuando detectaban algún kulak, le confiscaban su predio por más pequeño que sea, y le privaban a éste y a su familia del bendito pasaporte, de esta forma, no tenían acceso a la salud pública, y tampoco podían movilizarse, ya que era un requisito indispensable para transitar dentro de la ciudad o para salir de la misma. Todos quienes carecían de pasaporte eran considerados “elementos de clase inferior”, y eran los primeros candidatos para ir a colonizar grandes y heladas extensiones, a base de trabajos forzados.
Y así empezaron las purgas, las mismas que se acentuaron en 1932, ya que el deseo original de Stalin era llevar mano de obra y hacer productivas las tierras de Siberia y Kazajstán. Obviamente esto no era ningún premio, era el peor de los castigos.
En esta campaña de limpieza y “reasentamiento”, fueron detenidas más de 50.000 personas indocumentadas, especialmente de Moscú y Leningrado (actual San Petersburgo). Generalmente eran mendigos, delincuentes de poca monta, gitanos, pero en su gran mayoría eran personas que habían sido despojadas de sus tierras y que tuvieron que emigrar a la ciudad.
El problema se agravó cuando las autoridades sintieron premura por colonizar Siberia y Kazajstán, y por medio de la GPU (policía secreta soviética), se apresaron a miles de ciudadanos con el pretexto de los controles de pasaporte. Estas redadas se llevaron a cabo de forma tan abrupta, que la mayoría de detenidos eran personas que sí tenían su pasaporte, pero fueron capturadas por encontrarse en la calle, en la estación, o por estar haciendo “nada” literalmente. Fueron apresados ciudadanos comunes, transeúntes, profesores universitarios, pintores, tanto hombres como mujeres, para ser reubicados en las estepas siberianas. En el libro del historiador Ígor N. Kuznetsov se exponen casos concretos como este:


“Golenko Nikífor iba con su hijo por tren, el cual hizo escala en Moscú y durante la parada fue detenido en la estación sin motivo alguno. Sí tenía pasaporte.”


Estos ciudadanos fueron trasladados hasta la ciudad de Tomsk, donde los mezclaron con el grupo de “bandidos y delincuentes” desterrados. Los subieron en barcazas sin agua ni comida, apenas con la ropa que llevaban puesta, y se los llevaron hacia el norte, a través del Río Ob. El primer desembarco fue en la Isla de Nazino, el 18 de mayo de 1933, en donde dejaron a más de seis mil personas.

Embarcando hacia Nazino
Alrededor de 30 personas murieron en las embarcaciones debido a las condiciones infrahumanas del traslado, y por lo menos la tercera parte estaba en tan malas condiciones, que tenían que ayudarse unos a otros para desembarcar. Nazino era una isla agreste, sin vegetación y totalmente abandonada, donde no había absolutamente nada, ni cabañas, ni campamentos, ni oficinas administrativas. Se suponía que era una parada provisional, pero la estancia se prolongó durante casi un mes.


Nazino en la actualidad
La mayoría de gente no tenía la vestimenta apropiada para esa región de Siberia, ya que habían sido capturados y llevados a la fuerza tal como estaban vestidos, la mayoría en ropa ligera. Sólo en la primera noche, murieron 295 personas.
Hace poco se hizo pública una carta desclasificada después de 70 años, en la cual un subalterno le informa a Stalin acerca del arribo a la isla:


“Entre el 20 y 30 de abril de 1933, desde Moscú y Leningrado fueron enviados para la solución de trabajo dos grupos de individuos de subclase (se refierían así a los indocumentados), en total 6.144 personas. Este contingente llegó a Tomsk, se los puso en barcazas y fueron trasladados a la isla de Nazino. En la isla no había ninguna herramienta, ni edificios, ni semillas, no había ni una migaja de comida. El 19 de mayo empezó nevar debido a la rosa de los vientos, y las heladas se apoderaron del lugar. Fue cuando la gente comenzó a morir. Muchos de ellos murieron alrededor de las hogueras mientras dormían, agotados por el frío y la humedad. El equipo de sepultureros enterró durante el primer día 295 cadáveres.”

Ubicación de la isla
Apenas al tercer día de haber llegado a la isla llegaron “provisiones”, pero éstas consistieron en 20 toneladas de harina… solamente harina. La entrega de raciones se transformó en un caos, ya que los grupos más fuertes  se hicieron cargo del reparto, y entregaban las porciones según sus conveniencias. Luego se formó una gran estampida de toda esa gente que moría de hambre y hubo personas que fueron pisoteadas hasta morir. El reparto de harina se había vuelto tan caótico, que los guardias tuvieron que intervenir disparando a la gente a quemarropa.
Los afortunados que lograron conseguir un poco de harina, lo hicieron en sus sombreros, sacos, abrigos... El problema era que en esa remota isla a duras penas habían logrado encender fogatas, y obviamente no había hornos, así que en su desesperación corrieron a mezclarla con el agua del río y se la comieron así nada más. Las consecuencias no tardarían en llegar, ya que enseguida se propagó un brote general de disentería y fiebre tifoidea, lo que acabó de diezmar a los deportados. Los pocos que aún se mantenían con fuerza trataron de escapar cruzando el río, trataban de nadar sujetándose a viejos troncos, pero en seguida eran acribillados por los guardias, y los que no fueron alcanzados por las balas, murieron arrastrados por el río.
Y ahí fue cuando empezó lo peor, la gente tuvo que recurrir al canibalismo como medida de supervivencia. Uno de los pocos sobrevivientes de la isla, que en aquel entonces tenía 13 años recuerda:


“La gente moría por todas partes, se mataban entre sí. Entre los prisioneros recuerdo a una bonita joven deportada que estaba siendo cortejada por uno de los guardias. Aprovecharon un momento en que él se había ido y la atraparon, la ataron a un árbol, y aún estando viva empezaron a cortarle trozos de carne de su cuerpo. Se la comieron totalmente, estaban desesperadamente hambrientos. Cuando uno caminaba a lo largo de la isla, podría encontrarse con trozos de carne humana envuelta en telas y harapos, tiras de carne humana fileteadas secándose al sol, colgadas de los árboles. Todo el terreno estaba lleno de cadáveres.”

Yuri Iván Petrovich, hijo de una de las víctimas de la tragedia de 1930
Esta es apenas una de las pocas historias que han logrado salir a la luz, y en cierta forma ha ayudado a reescribir la historia, ya que se tenía la creencia de que a Nazino sólo llevaron a mendigos y malvivientes. Sin embargo la tragedia de esta isla resulta apenas insignificante, comparándola con las muertes del "Holocauso ucraniano" de aquel mismo año. Es un secreto a voces que hubo muchos otros Nazinos, pero no se sabe si alguna vez saldrán a la luz.

Cruz conmemorativa colocada en junio de 1993 en la isla

http://ies.albeniz.leganes.educa.madrid.org/00_DISTANCIA/historia/Eugenio/Holodomor.pdf
http://www.sentadofrentealmundo.com/2010/11/la-isla-de-la-muerte.html
https://elpais.com/diario/1988/06/18/internacional/582588001_850215.html
https://books.google.es/books?id=HOf3eV3OzokC&pg=PA240&lpg=PA240&dq=PROPISKA&source=bl&ots=ulksNvgSYb&sig=LeyctCt56ZgWocI7yoplmEGIlsE&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwigpazJiNDVAhWEbRQKHU3XAsEQ6AEIdDAO#v=onepage&q=PROPISKA&f=false

domingo, 8 de abril de 2018

GERMANA DE FOIX


La muerte de Isabel la Católica a efectos prácticos no supuso el tan temido desmembramiento del nuevo Estado que nació gracias a sus impulsos: España. Pero se corrió el riesgo. La tan manida frase de “Tanto monta, monta tanto” terminó por convertirse en una falsedad que descubrimos aquel 26 de noviembre de 1504, el día en que expiraba la que con toda probabilidad ha sido una de las personalidades más importantes de la historia de España. 


Fernando el Católico había sido uno de los gobernantes más decisivos y acertados de su época y probablemente del periodo. Pero justo cuando muere su esposa, el rey aragonés es presa de un ataque de vanidad sin precedentes, que entre otras cosas pasa por asegurarse el control de todas las posesiones que ya tenía más las que le correspondían a su mujer (Castilla y el Nuevo Mundo), a la vez que decide empezar la más vergonzosa de las falsedades que han terminado convirtiéndose en leyenda y aceptada como verdadera por los españoles: la locura de su hija Juana,que si bien existió, fue aumentada a conciencia.

Cuando aún no se había cumplido un año del fallecimiento de la Reina, Fernando decide volver a casarse. Escoge a una joven de 18 años (él tenía 53), sobrina del Rey de Francia. En el pacto matrimonial, el monarca francés les da a ambos Nápoles como regalo nupcial y le cede el título de Rey de Jerusalén. Pero si no tenían hijos, ambas cosas volverían a Francia. Es aquí cuando se despierta la codicia del aragonés que se lanza a la empresa de ser padre una vez más al tiempo que para proteger la dote territorial, procurará que su hija Juana y su yerno Felipe de Habsburgo, no sean reyes nunca. Pero como quiera que la fortuna le es esquiva en la tarea de ser de nuevo padre, termina no sin protagonizar episodios un tanto oscuros, por reconocer a los reyes. 

Su esposa era Germana de Foix, sobrina del rey de Francia Luís XII. Cuando muere Fernando el Católico, con toda probabilidad tras dos años tomando remedios para ser más fértil y lograr la obsesiva sucesión, tiene 29 años. El heredero español, de 17 años, es el Emperador Carlos. Germana por tanto es su abuelastra y le lleva doce años. Ese 1517, Carlos I pisa España y se “enamora” de su abuelastra con la que mantiene relaciones íntimas (era soltero) de las que nace Isabel, que aunque no será nunca reconocida oficialmente, siempre formará parte de la corte y será educada como Alteza. 

No tardó Carlos I en casarla con uno de los nobles de su séquito, para acallar las habladurías y mantener el buen nombre de ambos. Desde entonces, poco nos importa ya la vida de Germana, que será nombrada virreina de Valencia, y que morirá en 1538 a la edad de 50 años. Lo que nos hace acordarnos de ella no es otra cosa que la perversión que hasta las personas más rectas, grandes y trascendentales pueden experimentar en su vida. Si el Rey Fernando el Católico fue considerado como el modelo de gobernante y estimado como un modelo a seguir por los reyes y altos cargos de su época, fue morir Isabel y envenenarse de la enfermedad de la codicia. Germana por supuesto, habría que dejarla al margen de las triquiñuelas de su marido, a la hora de inhabilitar a la verdadera heredera (Juana, mal llamada Loca)

Una reina consorte que se quedó con la miel en los labios... Tener descendencia y ser, sin concesiones, Reina consagrada. Y siempre me pregunto lo mismo: ¿qué hubiera sido de España con esta nueva dinastía? Yo casi que respondo... ¡No le hubiera llegado a Isabel la Católica ni a la suela de los zapatos! Y sin la herencia europea de Carlos I, o no hubiésemos sido un Imperio tan próspero, o nos hubiéramos ahorrado tan descomunal derroche en guerras absurdas. Ahora bien, tal vez no hubiera funcionado la unificación española ni prosperado el catolicismo europeo.
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/4d/Germaine_de_Foix1.jpg/245px-Germaine_de_Foix1.jpg
http://laalacenadelasideas.blogspot.com.es/2011/12/germana-de-foix.html

sábado, 24 de marzo de 2018

CARTAGO,LA CIUDAD QUE MIRÓ A LOS OJOS DE ROMA


Fundada por mercaderes fenicios hace casi tres mil años, Cartago llegó a ser una potencia capaz de disputar a Roma la hegemonía del Mediterráneo… hasta que los legionarios de Escipión la arrasaron. Siglos mas tarde, con Adriano, llegaría a ser la segunda ciudad más importante del Imperio, después de Roma. Tras pasar por numerosos períodos de decadencia y resurgimiento, su soberbio emplazamiento sobre el golfo de Túnez y su clima sin par la han convertido en la actualidad en una ciudad jardín que muestra orgullosa al mundo las ruinas de su glorioso pasado.
En torno al año 500 a.C., se produjo el ataque de los tartesios a Gades, colonia fenicia fundada en el siglo VIII a.C., apoderándose de la ciudad y dejando a los fenicios únicamente la ciudadela de la isla de San Sebastián . Asimismo, es muy posible que, a la vez que el ataque a Gades, se produjeran otros a las demás colonias y establecimientos fenicios.
Los cartagineses acudieron en auxilio de los atacados, hasta expulsar a los tartesios, iniciándose a partir de estas fechas la colonización púnica de la Península, no siempre hecha “manu militari”, por lo que no tuvo nada de rápida, a la vez que poco intensa. Durante un amplio período de tiempo, la colonización debió limitarse a la explotación de las minas del Sudeste peninsular y al reclutamiento masivo de mercenarios.
Las tensiones entre griegos y cartagineses, que se disputaban el Mediterráneo Occidental, desembocaron entre el 493 y 490 a.C. en una auténtica situación de guerra,  que culminó con un enfrentamiento naval en aguas de Artemisión (Denia) con victoria de los primeros. Todos los textos y hallazgos arqueológicos confirman que, a partir de esta batalla, reinó en Iberia un “statu quo” que facilitaba  las relaciones de los colonizadores entre sí, y también con los colonizados.
Esta poco firme presencia cartaginesa en nuestra Península, se vio aún más debilitada como consecuencia de un nuevo enfrentamiento con los griegos marselleses en el año 340 a.C., adverso también para las armas cartaginesas. La decadencia de la dominación púnica en Iberia se prolongó largo tiempo, y no fue hasta después de su derrota frente a Roma en la I GP, que su interés por nuestras tierras, se despertó de nuevo.



Por antigüedad hay que remontarse a la Cartago fenicia, fundada en el año 814 antes de Cristo por mercaderes procedentes de Tiro, en el Líbano actual, para consolidar sus rutas comerciales en el Mediterráneo. El alma de Cartago siempre fue la colina de Birsa, dominando el mar, donde se levantaba el templo al dios Eschmoun. Las casas descendían por las laderas hasta el puerto y todo el perímetro de la ciudad estaba defendido por una muralla de 34 kilómetros. Hoy sólo quedan ruinas de la época púnica (fenicia) en lo alto de la colina.



Quizá lo más extraordinario de la época fenicia fueran los llamados puertos Púnicos, uno mercante y otro militar, ambos comunicados por un canal. Mientras el puerto mercante estaba jalonado de almacenes y tenía acceso directo al mar, el puerto militar se hallaba encerrado por una imponente edificación circular y una especie de isla artificial techada en el centro, donde se escondían y reparaban cientos de navíos de guerra, que quedaban así ocultos a la vista del enemigo. En lo que era la isla central, los romanos construyeron posteriormente un templo y en la actualidad hay un pequeño museo, donde se exhibe la maqueta que aparece en la imagen.


En la época romana, Adriano convirtió a Cartago en una urbe de casi medio millón de habitantes, que competía con Roma y Alejandría. De esa época, quedan en Cartago numerosas ruinas como las termas de Antonino o el Anfiteatro, aunque ninguna tan importante como el llamado Templo de las Aguas, en Zaghouan, un hontanar de donde se obtenía el agua para abastecer la ciudad por medio de un acueducto de 132 kilómetros, muchos de cuyos tramos aún se encuentran en pie.


Restos del antiguo acueducto Zaghouan

Los cartagineses descubrieron que los acantilados del lejano Cabo Bon estaban compuestos de una maleable y colorida piedra arenisca, de donde extrajeron sin desmayo grandes bloques que transportaban por mar para la construcción de Cartago. Siglos más tarde, los romanos siguieron explotando las canteras e incluso llegaron a extraer de aquí toda la piedra empleada en la construcción del Coliseo romano. Como quiera que la mejor piedra era la de la base, la explotación incluía sofisticadas técnicas mineras con pozos verticales, que en la actualidad sólo pueden verse en una maqueta, ya que, por seguridad, están cerrados al público.


Las ruinas de Kerkouane, una misteriosa ciudad púnica que data del siglo VI antes de Cristo y no fue descubierta hasta 1952, arrojan una gran luz sobre el estilo de vida de la época fenicia, la organización de sus ciudades y de sus hogares. No se han encontrado cultivos de ningún tipo en los alrededores, pero si muchas evidencias de que sus habitantes eran orfebres y canteros. Es muy probable, dada su proximidad a las canteras de El Haouaria, que fuese el lugar donde se tallaba la piedra antes de ser enviada a su destino final. Por su antigüedad, extraordinaria situación encima del mar y estado de conservación, las ruinas de Kerkouane han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad.


A pesar de sus numerosas destrucciones, Cartago siempre ha sabido reinventarse. La legendaria ciudad es hoy un auténtico oasis, un vergel, un paraíso entre cipreses y buganvillas que se asoma a las aguas azules del Golfo de Túnez. Muchos tunecinos pudientes y no pocos extranjeros han establecido aquí su residencia. Próxima a la capital y al aeropuerto internacional y bendecida por un clima privilegiado, Cartago es hoy una especie de ciudad residencial de lujo que se extiende con naturalidad sobre las ruinas de su glorioso pasado. Otro lujo. Uno de los pueblecitos costeros próximas a Cartago, Sidi Bou Saïd, que lleva el nombre de un famoso santo sufi del siglo XIII, comparte con la antigua capital púnica el favor de las nuevas elites tunecinas y de muchos visitantes europeos. Aquí tienen su residencia la mayoría de los embajadores acreditados en el país y personajes como Bettino Craxi lo eligieron también para su retiro dorado. Sin embargo, conserva un aire popular en sus calles empedradas, empinadas y peatonales. Todas sus casas aparecen rigurosamente encaladas, con la carpintería (puertas, ventanas, balcones…)  de un intenso color azul que recuerda de inmediato a los pueblos de Lanzarote, pero con un inconfundible toque bereber: callejones estrechos, escaleras, puertas de ensueño…


Y para terminar, no se puede dejar de mencionar el Museo Nacional del Bardo, escenario de un dramático atentado terrorista no hace tanto. Es el gran museo de Túnez, capital. La mayoría de los objetos y mosaicos que se exhiben allí proceden de Cartago o de barcos hundidos en sus proximidades. Hay auténticas joyas, aunque tal vez ninguna como la extraordinaria colección de mosaicos de todo tipo, maravillosas obras de arte representando las más variadas escenas de la vida cotidiana de la época. Estas obras maestras están formadas por pequeñas piezas que, como si de un rompecabezas se tratara, componen imágenes bellísimas. No hay pintura, todo el color se obtiene de los diferentes tonos de piedra empleados por los artistas y, por lo tanto, no se desvanece jamás. Lo más interesante es que constituyen un documento vivo de las costumbres de la Cartago romana.

http://www.epdlp.com/fotos/pv624.jpg
https://diariodeunturista.com/wp-content/uploads/2010/06/cartago-1.jpg
http://images.nationalgeographic.com.es/medio/2015/07/15/139_fundacioncartago_1_2000x1333.jpg
https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/69/Bardo_Museum_Hall.jpg/1024px-Bardo_Museum_Hall.jpg
http://abcblogs.abc.es/cronicas-nomada/2016/05/11/viajar-cartago-tunez/
https://sobretunez.com/wp-content/uploads/2011/06/punic_ports_of_carthager_carthage_tunisia.jpg
https://cisde.es/observatorio/10709
http://images.nationalgeographic.com.es/medio/2015/04/17/20822484_1000x666.jpg

viernes, 23 de marzo de 2018

LAS LEYES DE TORO...JUANA I Y LA HERENCIA DE ISABEL LA CATÓLICA




El 7 de marzo de 1505 se aprobaban en Castilla las leyes de Toro, un conjunto de 83 normas promulgadas en la ciudad de Toro bajo el reinado de Juana I, . Sin embargo, esta iniciativa surgió a raiz del testamento de su madre, Isabel la Católica, empeñada en dotar a la Corona de Castilla de un sistema de justicia moderno y que armonizara el orden legislativo en todo el territorio.
Aunque cinco siglos después, estas leyes han quedado casi en el olvido, hay algunas que todavía están vigentes, como la que se refiere a la usurpación de títulos nobiliarios. En alguna ocasión, hasta el Tribunal Supremo ha llegado a reconocer su validez en sentencias referidas a la sucesión de nobles españoles. Además, aunque a lo largo de la historia se han ido actualizando e incluyendo en numerosas recopilaciones legislativas, estuvieron vigentes y sirvieron de base hasta la redacción del Código Civil, que se aprobó en 1889.
Las leyes de Toro eran sólo 83, pero supusieron toda una revolución para su época, ya que sentaban la base del ordenamiento jurídico que más tarde se aplicaría en toda España, al unificar los diferentes fueros municipales que existían hasta el momento. Trataba distintos aspectos del derecho moderno, colocando los pilares para resolver disputas sucesorias o herencias. También abordaba la legislación matrimonial, sin olvidar el derecho penal y procesal, aunque su aplicación fue principalmente en el ámbito civil.
Uno de sus objetivos fundamentales fue regular y garantizar los privilegios de la nobleza y de la Iglesia. De hecho, según los historiadores, una de sus máximas aportaciones fue la creación de la figura del mayorazgo, que regula la vinculación de los bienes de una familia para que éstos no se puedan dividir, sino heredar por una sola persona, para que así las familias nobles no perdieran poder por las disputas de sus herederos.

Las Leyes de Toro son un notable documento de la Legislación española que se conserva en la Sección de Pergaminos del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid.
Constituyeron en su tiempo una Reforma de las Leyes que refunde las numerosas disposiciones existentes en Pragmáticas, Ordenamientos y Fueros, aclarando muchos puntos oscuros y permitiendo a los legisladores decidir en los numerosos casos que se presentaban y en los que se planteaban interpretaciones contradictorias.
La Reina Doña Juana emite una Real Cédula en la Ciudad de Toro el 7 de marzo de 1505 en la que explica las razones que le han movido a poner en vigor esta reforma.
En Valladolid, el 9 de abril de 1505, durante la Sesión de Cortes que se celebraba, presentóse Pedro de Pascua, vecino de Salamanca, quien mostró a los reunidos una Cédula del Rey D. Fernando, firmada de su puño y letra, y refrendada por su Secretario Fernando de Zafra, acompañada de «un Cuaderno de Leyes».
En esta Cédula el Rey D. Fernando el Católico mandaba al Presidente y Oidores encuadernar y sellar con plomo, publicar, pregonar y archivar estas Leyes.
Todo se hizo como pedía Don Fernando.

En la parte final de la presentación de las Leyes de Toro hay un párrafo que alude a la enfermedad y muerte de la Reina Doña Isabel la Católica
«A causa del absencia del dicho Señor Rey mi Padre destos Reynos de Castilla, e después por la dolencia e muerte de la Reyna mi señora madre, que aya santa gloria, no oyo lugar de se publicar como estava por ellos acordado».

Los grandes problemas creados de un lado por la diversidad de legislación que se traducían por una variada interpretación de los temas planteados, son la razón de que después de un estudio minucioso se llegase a la redacción de estas Leyes de Toro.
Se toman como base indiscutible las Leyes de las Siete Partidas, que el Rey Don Alfonso en 1.386 dictara y que constituyen uno de los monumentos de la Historia del Derecho.
Fueron, como dice el propio texto de Toro, “sacados e tomados de los dichos de los Santos Padres e de los derechos e dichos de muchos sabios antiguos, e de fueros e costumbres antiguas d´España”.
Además, seguían vigentes los fueros municipales que cada ciudad o lugar tuviere, siempre que no fueran contrarios a las Leyes nuevas y a las Partidas.
Quedaron sin embargo derogadas las Leyes dictadas por la propia Doña Juana en Madrid unos años antes, en 1499, siendo substituidas por estas Leyes de Toro.




«Las Leyes de Toro tienen la importancia de haber conseguido asentar el Derecho patrio sobre una base tan sólida que desde su vigencia, no puede dudarse ya de la independencia y unidad del Derecho Real», dice DE CASTRO
Leyes de Toro...“Entre ellas feísmos una ley e ordenanza que fabla cerca de las opiniones de Bartola, e Baldo, e de Juan Andrés, e el Abad, qual dellas se debe seguir en dubda, a falta de ley e porque agora somos informados, que lo que feísmos por estorvar la prolixidad e muchedumbre de las opiniones de los doctores, ha traydo mayor daño e inconveniente... mandamos que de aquí adelante no se use Della, ni se guarde, ni cumpla, porque nuestra intención e voluntad es, que cerca de la dicha ordenación e determinación de los pleytos e causas, solamente se faga e guarde lo contenido en dicha ley del señore rey don Alfonso, e en esta nuestra.”
El texto procede del Ordenamiento de las Cortes de Toro. Fuente jurídica inmediata, con el carácter de ley. Tuvo un ámbito de aplicación territorial. Del año 1505. Pertenece al sistema jurídico de la recepción del Derecho común.
Fuente de extraordinaria importancia para el Derecho privado castellano, como lo prueba el hecho de que gran parte de sus 83 leyes haya continuado vigente hasta la Ley del Matrimonio Civil de 1870 y el Código Civil de 1889.

El texto se refiere a una Ordenanza real por la cual se permitió la alegación en juicio de opiniones de romanistas (Bártolo y Baldo) y de canonistas (Juan Andrés y el Abad Panormitano). Se trata de la Ordenanza de Madrid de 1499. Las Leyes de Toro derogan ésta y en su lugar retornan al orden de prelación de fuentes contenido en la ley de rey Alfonso XI (Ordenando de Alcalá, de 1348).
Refleja, pues, este texto la reticencia existente en Castilla a la recepción del Derecho común, que dará lugar a aceptaciones y rechazos alternativos.
La recepción del Derecho común en los distintos reinos españoles fue desigual. Los principales factores jurídicos de resistencia al nuevo Derecho fueron los siguientes: existencia de un derecho autóctono en parte de raíz consuetudinaria y formación popular, presencia generalizada de ordenamientos locales cuya génesis y principios difieren notoriamente del Derecho común, existencia de incipientes derechos territoriales que colmaban las lagunas de los ordenamientos locales, pervivencia de la costumbre como derecho supletorio. El derecho común contó desde el primer momento con el apoyo de la burguesía, pero no con el de las clases nobiliarias, que temían perder los privilegios ancestrales que les eran ciertamente populares, ni tampoco con el de las clases populares, que percibían en el nuevo Derecho la manifestación de un cambio brusco y contrapuesto al tradicional modo como ellas mismas, especialmente en las pequeñas localidades, se habían creado normas jurídicas de convivencia.
Por lo que se refiere a Castilla, el Derecho común penetró al principio intensamente a través de las Partidas. La legislación real intentó, por lo general, sustituir la dispersión normativa existente en los fueros municipales por una legislación territorial inspirada en los principios del Derecho común. Pero fue grande la resistencia que encontró en los estamentos sociales. En el Ordenamiento d Alcalá (1348), se señala como única fuente jurídica supletoria a la autoridad regia. Juan II (1427) aceptará la alegación en juicio de las opiniones de Juan Andrés y Bártolo, criterio que se reafirmará en la Ordenanza de Madrid de 1499. Con este texto de las Leyes de Toro en modo alguno se zanja la cuestión; es más bien, reflejo de un problema todavía no resuelto. A través de las decisiones judiciales y de la doctrina jurídica se irá imponiendo el Derecho común, como consecuencia de la formación jurídica romanista que impartían las Universidades (Salamanca, especialmente).

http://derecho.isipedia.com/primero/cultura-europea-en-espana/comentarios-de-texto-resueltos---cee/leyes-de-toro
http://www.museorevertecoma.org/v2/index.php?option=com_content&view=article&id=80:las-leyes-de-toro-aspectos-historicos-medico-legales&catid=7:palopatologia
http://www.expansion.com/2014/08/07/juridico/1407411257.html
https://www.flickr.com/photos/marya_cb7/2322967893
http://www.fotoseimagenes.net/leyes-de-toro